viernes, 23 de diciembre de 2011

"Los libros de OtroLugar" de Jacquline West y "Los magníficos 12" de Michael Grant

Doble reseña. Dos estupendas novelas de aventuras y humor para lectores a partir de 10 años.

Els llibres de l'AltreLloc 1. Les ombres, Jacqueline West, Estrella Polar, 2011
Los libros de OtroLugar 1. Las sombras, Jacqueline West, Siruela, 2011

Como reza la portada, las sombras de Coraline y Roald Dalh son alargadas. Y estas sombras son muy bienvenidas en una novela que tomando como ejemplo tan grandes universos, se erige como algo original, divertido, diferente y muy adictivo.

Olivia se muda con sus padres a una vieja casa. Allí tiene miedo y se aburre por partes iguales hasta que en un cajón se encuentra con unas gafas que le permitirán entrar en OtroLugar, un mundo mágico que se encuentra dentro de los cuadros. Allí conocerá a Morton, un niño un tanto especial y se verá inmersa en una aventura que le viene grande a un niña normal y corriente como ella.

Estupenda novela de aventuras de corte fantástico y mágico. Divertida, entretenida y muy adictiva. Parte del clásico niña nueva / casa vieja con muchos misterios, pero no suena a repetido ni a visto porque Jacqueline West construye un mundo especial y algo diferente. La idea de esos mundos detrás de los cuadros, de las gafas mágicas, de la niña normal y corriente que no es la elegida para nada, ni la hija de magos perdidos. Alguien muy normal con unos padres muy poco normales. Olivia cae bien y se la quiere por amiga. Y se comporta como una niña con sus rabietas y sus momentos de injusticia. Incluso hay momentos que no cae bien, pero ¿dónde está escrito que los protagonistas siempre deban caer bien?

Novela de misterio, sí, pero con sus puntos que la acercan a la novela de terror. Como Coraline, que no era más que una novela de terror para niños. Con momentos de angustia y tensión. El mundo detrás del cuadro no es un lugar mágico y maravilloso, sino que es oscuro y hace frío. Sencilla, de estilo claro y directo, ambiental y con descripciones llenas de encanto y viveza. Personajes reconocibles (compleja la relación entre Olivia y Morton), con un villano duro y de altura y tres gatos que son más de lo que parecen. Quizá las figuras paternas son un punto demasiado caricaturescas, pero aportan sus necesarias dosis de humor (al igual que el gato del ático).

Vamos, que me ha gustado mucho y que si la hubiera leído con diez años me hubiera entusiasmado. Una de las novelas que más estoy recomendando estos días de fiestas y compras compulsivas.

Los 12 magníficos 1. La llamada. Michael Grant, Hidra. 2011

Al igual que estoy recomendando entusiasmado el primer volumen de la serie Los 12 magníficos. La llamada que con tan gran acierto han publicado los amigos de Hidra (a lo que no conozco, pero que me caen muy simpáticos y tienen todos mis respetos por publicar la saga de Jose Antonio Cotrina, El ciclo de la luna roja).

Mack tiene doce años, un montón de fobias y es normal. Ni alto, ni bajo, ni muy listo, ni muy tonto, ni muy guapo, ni muy feo, ni muy lo uno, ni muy lo otro. Así que no entiende muy bien por qué de repente se ha convertido en el elegido para salvar el mundo, por qué se le aparece un viejo que dice palabras extrañas, le persigue una muchacha tan hermosa como peligrosa y Stefan, el abusón de abusones, su némesis en el colegio de repente se convierte en su protector. Y se da cuenta de que salvar el mundo no es cosa de héroes.

Pero qué bien me lo he pasado leyendo esta novela. Breve, directa y muy divertida. Pero no divertida de sonrisa, sino divertida de carcajada. Michael Grant viene a llenar un vacío muy grande en la literatura para jóvenes, adolescentes o adultos/jóvenes o cualquier etiqueta nueva: libros con sentido del humor que muevan tanto a la emoción, al nerviosismo y a la carcajada. Como hace Martín Piñol con su gran serie del Chef Zombi para los lectores ocho para arriba. Michael Grant hace una mezcla explosiva de aventuras fantásticas, acción y humor que nace de los Monty Phyton y los hermanos Marx. Humor que roza lo absurdo y que mueve a la carcajada. Y con grandes aciertos como las cartas del golem a Mack o los capítulos que suceden en ese pasado mítico donde empezó todo (y que entre risa y risa contienen el momento más dramático y que deja al lector con un pequeño nudo en el estómago).

La novela se estructura en dos corrientes temporales distintas, las aventuras de Mack y el origen del problema que tiene Mack que resolver. Estas dos narraciones no se molestan ni molestan al lector, sino que se complementan y proporcionan información muy necesaria para la historia. Los personajes no son prodigios de complejidad, pero la historia tampoco lo pide. Mack es normal con todo lo que supone la palabra y si resuelve las situaciones es por algo de inventiva y suerte. Stefan es muy efectivo en su simplicidad. El gólem es un personaje cómico excelente y la villana, o la hija de la villana para ser más exactos, es una de esas chicas que aun sabiendo que te van a meter en muchos problemas no puedes dejar ni de mirar ni de escuchar. Personajes efectivos, bien escritos y perfectos para la historia.

Los magníficos 12 es acción, peligro, aventuras, amistad, fantasía, batallas, magia y mucho humor. Honesta y sin pretensiones. Una novela estupenda para pasar un gran rato y volver a la aventura de toda la vida.

Y como postre dejo el estupendo trailer del libro.

domingo, 18 de diciembre de 2011

"El imperio final. Nacidos de la bruma I" de Brandon Sanderson

El imperio final. Nacidos de la bruma I, Brandon Sanderson, ed. Ediciones B (col. Nova), 2007

Caía ceniza del cielo.

Con esta frase empieza una de las mejores novelas de fantasía que he leído este año.

Durante mil años han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años, los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años, el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror y a su divina invencibilidad. Le ayudan los "obligadores" y los "inquisidores" junto a la poderosa magia de la "alomancia" que reside en los nobles. Algunos, sólo algunos, son capaces de "quemar" metales que han tragado y que les otorgan poderes sobrenaturales. Diferentes metales, actuando a pares, otorgan poderes distintos.


Pero los nobles, demasiado a menudo, han tenido trato sexual con jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, alguno de sus bastardos ha sobrevivido. Y algunos han heredado los poderes alománticos. Los "brumosos" tienen sólo uno de esos poderes, pero los "nacidos de la bruma" son capaces de dominarlos todos.


Ahora, Kelsier, el "superviviente", el único que ha logrado huir de los Pozos de la Ascensión, ha encontrado a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte... Tal vez los dos unidos a la rebelión que los skaa intentan desde hace mil años puedan cambiar el mundo y la atroz dominación del Lord Inquisidor.

El orden de las lecturas altera la valoración que hacemos de éstas. Hace unos meses leí con entusiasmo la primera obra de Brandon Sanderson, Elantris y me pareció una gran novela. Ahora, leído el primer volumen de la trilogía Nacidos de la bruma, pienso en ella y ha pasado de gran novela a novela interesante porque el potencial como escritor de Sanderson estaba allí amagado y estalla en este El imperio final en todo su potencial. Y como.

¿Y qué destacar? Para empezar que nos encontramos ante una novela de fantasía que no tira del manido recurso del viaje o de la búsqueda. Como en Elantris, ésta es una historia eminentemente urbana (y que la conecta con otra gran novela que me he tragado este año, Las mentiras de Locke Lamora) y abre el camino a otro tipo de fantasía donde no haya ni elfos, ni enanos, ni magos de gorros puntiagudos, ni dragones, ni viaje, ni espadas mágicas, ni... Casi toda la acción se desarrolla en la ciudad de Luthadel (con la excepción de un par de vibrantes momentos, sobre todo la visita a ciertas minas) y es en sus calles y en sus tejados donde se desarrollará la acción.

Y qué acción. Novela de no parar, de saltos, vuelos, grandes peleas y poderes alománticos (estupenda vuelta de tuerca a la magia en fantasía  y que en ocasiones acerca a los personajes al universo de los super héroes). Tortas, grandes peleas (una de las mejores de ese año sin duda la que se encuentra en las últimas páginas del libro), enemigos para acojonarse, héroes muy poderosos, pero no invencibles, humo y sorpresas. Brandon Sanderson hace eso tan difícil que es explicar bien una pelea y más cuando trata con la "alomancia", esa forma diferente de magia que convierte un combate en casi una danza y en algo muy completo.

Novela de acción, sí, pero sin olvidar a los personajes. Fina caracterización de cada uno de ellos, desde los dos protagonistas Kelsier y Vin, hasta el último tipo que pasa por la calle y no hace nada. Todos están vivos. Todos necesarios. El lector empatiza fácilmente con los protagonistas y les sigue encantado en sus aventuras. Pero no son personajes perfectos o unidimensionales. Los buenos contra los malos. Los buenos también la caga, se equivocan, cabrean y pueden llegar a actos reprobable y altos niveles de fanatismo. Aunque es una novela de buenos y malos (nadie duda que los inquisidores son malos y terribles y fascinantes personajes), no cae en el maniqueismo ni en la idealización de sus personajes.

Un inquisidor.
Imagen tomada de aquí.

Todo explicado con un gran estilo. Rápido, trabajado y adictivo. Casi setecientas páginas. Pero en ningún momento tuve la sensación de que sobraran páginas o que el autor nos la estuviera metiendo doblada con tramas que no conducían a ninguna parte. Todos los elementos, paisajes, viajes y personajes están por algún motivo. Y con un gran sentido del humor. Grandes dosis de ironía rezuman las líneas de diálogo y las relaciones entre la banda de Kelsier, una banda de timadores, ladrones y escoria que trabajan en el gran timo y robo de sus carreras, derrocar un imperio. El carisma de los personajes corre a raudales. Sobre todo Kelsier y mi querida Vin, uno de los grandes personajes que me he encontrado este año.

Todo al servicio de una historia clásica (resistencia contra una tiranía), pero explicada con elementos nuevos y llena de sorpresas en sus giros argumentales. Un mundo fantástico amplio y rico bien explotado y explicado. Sobre todo explicado. El universo de la leyenda, de los recuerdos, de lo que se ha perdido y de aquellos que  conservan la memoria del mundo para el futuro. La historia, el mito y la leyenda. Y como nacen los héroes. Porque el empeño de la novela va mucho más allá de relatar una simple historia de aventuras (que lo hace y muy bien), sino que acaba deviniendo una reflexión sobre la historia y su recuerdo, sobre la religión (entiéndase la palabra en su concepción más amplia) y la necesidad del ser humano en creer en algo, lo que sea. Sobre política. La memoria y el recuerdo. La amistad y el amor. Grandes temas tratados entre los personajes y que mueven al lector a hacerse preguntas, pero sin resultar pesado, aleccionador o didáctico.

Una gran novela de fantasía. Una de esas lecturas que iba postergando por miedo a sus enorme volúmenes y porque estoy un poco harto de trilogías y de libros de más de cuatrocientas páginas. Suerte que no me hice caso porque me habría perdido horas de estar perdido en un mundo duro y violento, pero al que volveré. Por lo menos en dos próximos volúmenes.

Vin


Otras opiniones del mismo libro
Fantasy mundo
El guardián del capítulo

sábado, 10 de diciembre de 2011

"Rito de paso" de Alexei Panshin

Rito de paso, Alexei Panshin, Bibliopolis, 2011

Premio Nébula en 1969.

Mia Havero ha nacido y crecido en la Nave, un antiguo transporte colonial reconvertido que traza una ruta eterna entre los mundos habitados. Colonizados apresuradamente antes de la destrucción de la Tierra, estos mundos se mantienen en un nivel tecnológico muy bajo y dependen de la ayuda y los conocimientos de la Nave para sobrevivir. Los colonos, abrumados por la dura tarea de la pura supervivencia, acusan a los tripulantes de la Nave de acaparar la ciencia y la tecnología para su beneficio, condenando a los planetas.


Este conflicto cobra una importancia muy personal para Mia cuando le llega el momento de enfrentarse a la Prueba: el rito de paso que los nativos de la Nave deben superar a los catorce años para convertirse en adultos, y que consiste en sobrevivir en solitario precisamente en la superficie de uno de esos planetas atrasados y repletos de colonos hostiles.


Mia no sólo deberá aprender a arreglárselas por su cuenta y superar sus miedos, sino que también tendrá que elegir entre aceptar las reglas de su pequeña y cerrada sociedad... o reunir el valor para enfrentarse a ellas.

Interesante novela de ciencia ficción clásica. Lectura agradable de una novela tranquila que no llega a las doscientas cincuenta páginas. La historia de Mia y su conversión de niña a adulta por medio de la supervivencia en un mundo hostil. Para ello no solo se preparará físicamente, sino que trabajara ideas de ética y filosofía que acabaran conformando su carácter y sus decisiones. Un mundo desaparecido, la Tierra, que empieza a entrar en el universo de los mitos. Un hogar, un satélite convertido en Nave donde se mantienen draconianas medidas contra la superpoblación. Colonias dependientes y hostiles. Un marco narrativo ideal para una novela de ideas donde se explora el proceso de maduración y lo doloroso que puede ser dejar la infancia atrás.

Rito de paso tiene un estilo rápido y ágil que no se entretiene en divagaciones. El elemento de ciencia ficción no se explica con detenimiento y resulta creíble al lector. Tanto la colonización, como la desaparición del planeta Tierra por culpa de la sobrepoblación humana o la idea tan interesante de un satélite convertido en nave y hogar. Quizá peca de episódica. Divide el argumento en tres partes y por momentos parece que sean más estampas de la vida de la protagonista que un argumento hilado. No molesta, pero me chirrió un poco.

La novela plantea preguntas y no resuelve. Deja que sean los protagonistas que se cuestionen y pregunten e invita al lector a la reflexión sobre las decisiones de la Nave y las decisiones de Mia. ¿Compartir el conocimiento con las colonias o mantenerlo en pequeño comité para una mejor gestión? Argumentos a favor y en contra y el lector y los personajes se decantaran. No hay una solución justa ni una conclusión. A diferencia de muchas novelas juveniles actuales que podrían tratar temas parecidos (y recordando que Rito de paso no es una novela juvenil), esta no ofrece una solución única, ni concluye en una revolución, ni en una toma de conciencia radical de la protagonista. Todo es más íntimo y más tranquilo. Es una toma de conciencia para trabajar en el futuro.

Mia Havero se erige un buen protagonista y un buen personaje; el lector se siente cómodo estando a su lado. Se equivoca, se cuestiona y se responde. Buscando el conocimiento, encuentra la madurez. Y pasando la prueba, claro, que ocupa toda la tercera sección de la novela. Es la parte de mayor acción y la más aventurera y el momento en el que Mia aplica todo lo que ha aprendido en las dos primeras partes de la novela (la adaptación y la conocimiento físico y moral). El resto de los personajes está bien trabajado aunque alguno no se escape de cierto esquematismo.

Rito de paso es una lectura interesante que lleva al lector a establecer un debate con el argumento y los personajes. No levanta pasiones ni se encuentra una gran novela de aventuras, amores apasionados y climax repletos de monstruos y traiciones. Tampoco es lo que pretende la novela. Una buena novela de ciencia ficción de formato clásico; una reflexión sobre el presente utilizando un posible futuro.



Otra opinión del mismo libro
Sagacomic

miércoles, 7 de diciembre de 2011

"Erebos" de U. Poznanski

Erebos, U. Poznanski, ed. Estrella Polar, 2011
Erebos, U. Poznanski, ed. Alfaguara, 2011

Inesperada.

Sin ruido y sin llamar mucho la atención se cuela entre mis lecturas Erebos de Ursula Poznanski. Y sin expectativas ni muchas ganas me la leo. Sorpresa. La novela tapada de este final de año y una de las mejores novelas juveniles que he leído en este 2011. Porque Erebos es 100% juvenil. Ni joven adulto, ni transgeneracional, ni nuevas etiquetas. Juvenil de toda la vida. A partir de 13 años. Aventuras, un punto de amor y mucho de amistad. Con un pie en la novela de fantasía, el otro en los juegos on-line, una pizca en los thrillers informáticos y un punto en el cine ochentero de pandillas.

Erebos es un juego de ordenador que de forma pirata va circulando por el instituto. Es muy adictivo y con unas reglas muy estrictas: no se puede hablar del juego, se juega solo y solo hay una oportunidad. A cambio, un mundo entero por descubrir. Pero en ocasiones el juego pide que el jugador haga algo en la vida real... un pequeño favor para seguir en el juego y los límites entre la realidad y el mundo virtual empiezan a confundirse. Quizá Erebos es algo más que un juego.

Lo dicho antes, no tenía ninguna expectativa respecto a este Erebos y no entraba en mis planes de lectura. Sobre todo porque tenía pensado dejar la literatura juvenil para el año que viene después de las decepciones y los libros abandonados que han caracterizado este final de año. Pero un libro que se acaba y un momento de debilidad y me lo llevo a casa.  A. me pregunta a las pocas páginas de empezar qué tal está. Le digo que no está mal, pero que es pronto. Sigo leyendo y ya no puedo parar.

No es un planteamiento original porque ya hemos asistido a muchas historias donde los juegos son algo más que un juego. Pienso en películas clásicas como Tron (olvido voluntario de su secuela) o Juegos de guerra. En novelas recientes como Fabuland o la serie Poliedrum de Rafael Álbalos. Pero no por utilizado es menos efectivo. Amparándose en Warcraft y otros juegos on-line, Ursula Poznanski construye algo diferente partiendo de elementos conocidos. Su mundo quizá no sea original, pero aprueba con nota alta.

No diré muchas cosas porque una de las gracias de la novela es enfrentarse a ella sin saber mucho e introducirse poco a poco en el juego que Ursula Poznanski nos propone con mucha habilidad. Sólo algunos puntos que me gustaron.

1. Nick, el protagonista. No es un héroe. No es el muchacho perfecto que decide dedicar sus esfuerzos y carisma luchando contra el malo para salvar a sus amigos. Es uno más de los que caen en el juego y se muestra tan adicto, perdido y ruin como el resto. Por momentos el lector solo tiene ganas de abofetear al protagonista por su egoísmo y por ser tan débil. Punto a favor de la autora ya que el héroe imperfecto y normal hace la novela más cercana la novela al lector. Las estupideces que comete Nick las podríamos cometer cualquiera de nosotros.

2. La fantasía. Inspirado en el World of Warcraft y en los juegos de rol, el mundo de Erebos se muestra como un lugar muy interesante para la fantasía. Erebos es una buena novela de fantasía épica con sus héroes, sus bichos y sus traiciones. El lector de fantasía habitual verá en ella una enorme cantidad de referencias y tópicos del género incluido unos cuantos dungeons. Es resultón, efectivo y con buenos momentos. El ataque de los escorpiones, las peleas en la arena o la creación del personaje.

3. El misterio. Porque hay un misterio detrás de Erebos y gran parte de la novela consiste en montar las piezas del puzzle. El lector va recibiendo pistas hasta llegar a unas cien páginas finales donde todo se reúne y todo encaja. De fantasía a thriller corporativo. Quizá algún punto sea demasiado casual, pero sin desentonar con la novela. Dentro de lo increíble, es creíble porque cumple esa regla no escrita de la novela fantástica; un solo elemento fantástico (el juego), el resto tiene que ser realista.

4. Personajes. Cuidados y mimados en su construcción. Creíbles. Todos responden a un motivo y todo están por algo dentro de la novela. Se evitan amigos más carismáticos y amigas más tetudas. El personaje que tenía la pinta de ser el gracioso de turno se transforma en el más maduro y protagonista de algún momento muy dramático. Me gustan mucho el adicto al te y su corte de ayudantes.

5. La forma. Ursula Poznanski escribe bien. Quinientas páginas que no se hacen pesadas. Domina el género,  la descripción y trata con respeto al lector dejando que sea él quien ate cabos y no dándole toda la novela mascada.

6. Es una novela independiente. Tiene un principo, un nudo y un desenlace con todo cerrado y bien cerrado. No pertenece a una interminable serie de novelas ambientadas en Erebos y la novela es algo único. Todo el mundo sabe que eso en este blog se valora mucho.

7. Y es una novela adictiva y muy entretenida.

¿Algo negativo? Algún momento que roza lo poco creíble, pero sin llegar a molestar ni a que chirríen los engranajes de la novela. Uno que es tiquismiquis. Pero sea como sea, una gran lectura y una buena novela. Y una de las mejores de este año por entretenida y honesta. Plantea una novela de aventuras y da una novela de aventuras. El lector recibe lo que espera y más. Entretenimiento puro y bien construido.

Otras opiniones del mismo libro
Atrapada entre sombras
Mi mundo de libros