miércoles, 29 de agosto de 2012

"¿Qué leo y qué reseño?" Especie de celebración de un aniversario de este blog

Se acerca un aniversario.

Ahora no recuerdo exactamente cuál. No sé si será la entrada 197, los dos años y cuarto de blog, el seguidor doscientos sesenta y nueve o la entrada ciento noventa y cuatro. Sea como sea, me he levantado con ganas de algún tipo de celebración para conmemorar una fecha especial para este vuestro humilde blog. Pensando qué hacer, descarto un concurso o un sorteo porque no encaja con la naturaleza reseñística de este blog y porque no sé organizarlos; me da pereza, da trabajo de organización y seguimiento y bastante tengo. Había pensado sortear un dibujo mío o una manualidad, pero mis conocidos me han hecho firmar bajo juez y amenaza que no podía hacerles eso a mis lectores. Mis dibujos son un espanto y mis manualidades, altamente inflamables. Así que solo me queda leer.

Y eso había pensado, sortear irme a leer a la casa de alguien. Por supuesto, el ganador paga el viaje, la estancia y la manutención y durante un par de días tendrá el privilegio de verme leer en su casa. Nada de interacción, solo lectura en un rincón soleado con bebida fresca.


Pero me recuerdan que verme leer no es muy interesante que digamos y que mis exigencias con el salmón suelen ser bastante impopulares. ¿Qué hago? Pues solo me queda ponerme en manos en manos de los lectores de este blog y que sean ellos los que escojan mis lecturas.

Así que decidido, si queréis jugar, el juego es este: tres de las lecturas y sus correspondientes reseñas del próximo mes de octubre las escogeréis vosotros. Cualquier libro. Proponed y los más votados se leerán y reseñarán. No importa cuáles. Podéis ir a lo exquisito o al puteo. Ser todo lo cabrones que queráis o misericordiosos. Iré reuniendo las propuestas (no hay límites de propuestas). Si hay coincidencias, pues estos serán los elegidos. ¿Qué no? Pues se haría una votación entre todos o algo así... no sé, ya veremos. ¿Recapitulo normas?

- Cualquier libro de narrativa de cualquier género. No vale Análisis crítico de la fenomonología de la razón o la reseña de un libro de postres empalagosos. Narrativa.
- No hace falta seguir el blog ni hacer publicidad ni poner un banner (tampoco sabría como hacerlo) ni enlazar ni nada de eso. Que cada uno se sienta libre.
- No hay más premio que la satisfacción del poder que tendréis y sentiréis de hacerme leer cualquier novela. Repito, cualquier novela que queráis. De lo más excelso a la mayor mierda. Del libro generoso al libro que sabéis que seguro seguro me crispa.
- Recopilo información durante la primera quincena de septiembre y en octubre me pongo con las reseñas. Dejadme unos días de margen para la lectura.
- Las propuestas dejadlas en esta entrada o enviando mail a jjimenezdelmoral(arroba)gmail.com
- No se me ocurre nada más...

Así que ya está, decidid ¿qué leo y qué reseño?

Y, por favor, sed misericordiosos. Aunque yo no lo sería.

***

Editado un fatídico 18 de septiembre de 2012

Se cierran las propuestas. Ya han sido elegidas las lecturas. Ahora toca leer sombras e insurgentes y niñas que construyen barcos y circos de la noche y... señor... pasiones en Roma. Que quien sea se apiade de mis neuronas.

Gracias a todos por jugar.

lunes, 27 de agosto de 2012

"El asombroso Mauricio y sus roedores sabios" de Terry Pratchett

El asombroso Mauricio y sus roedores sabios, Terry Pratchett, Plaza y Janés, 2010 (edición de bolsillo, 2012).

Voy a dejar las cosas claras desde el principio de la reseña. El asombroso Mauricio y sus roedores sabios me ha parecido una obra maestra y en mi opinión es una de las novelas juveniles más perfectas, inteligentes, divertidas, emotivas y profundas que he leído este año y parte de los anteriores (y, seguramente, parte de los que vendrán). Ya sé que voy medio vendido con el universo de Pratchett y que incluso sus novelas que menos me gustan (Pirómides o El país del fin del mundo, por ejemplo) me hacen gracia porque siempre tienen esa reflexión atinada o un buen chiste. Con mis preferidas (Brujerías, Dioses menoresGuardias guaridas o cualquier de la guardia y tantas otras) entro en éxtasis. No en vano considero a Terry Pratchett junto con Jasper Fforde, Jane Austen, Mark Twain, Jardiel Poncela y William M. Thackeray como uno de mis maestros. Todo esto es para aclarar que si nunca soy objetivo ni neutral en mis lecturas, con según qué lo soy menos.

Un gato inteligente como todos los gatos que sabe hablar, un clan de ratas sabías y un chico con cara de tonto que sabe tocar la flauta. Pueblos perdidos en ninguna parte, una invasión de roedores y un salvador flautista mágico. Un timo perfecto... Hasta que los pasos de este extraño grupo los lleva hasta le pueblo de Mal-Baden donde harán su último golpe. Pero, claro, las cosas no saldrán como habían planeado.

De esta novela se dice que fue la primera ambientada en Mundodisco que escribió Pratchett pensando en los jóvenes. Y se nota. Es una novela más ligera, más sencilla, menos caustica y menos cínica. Pero esto no significa que baje el nivel o se muestre condescendiente con el joven público lector. No. El asombroso Mauricio... es una novela con una gran variedad de niveles de lectura y cada uno de ellos es muy satisfactorio.

- Una novela de aventuras. Es una de esas historias donde pasan cosas. Hay unos héroes, unos villanos, un terrible secreto, madurez, reflexión, acción, momentos de terror y suspense, grandes dosis de acción, algo de violencia, grandes gestos, momentos emotivos y...

- ... Grandes personajes. Primero, Mauricio. Junto con el gato que sale en Coraline y el gato sin nombre de Natsume Soseki, es uno de los mejores ejemplos de felino que he encontrado en la literatura. Mauricio es un gato y se comporta como tal. Sabe que los gatos son los dueños de la creación y actúa como tal. Es taimado, manipulador, traicionero y cobarde, pero como todos los gatos también es leal, valiente y generoso. Lo mejor de un gato siempre sale cuando nadie se lo espera. Ni siquiera él. Y los roedores, un clan de ratas sabias donde después del choque humorístico de ver unos bichos hablando y con nombres como Peligro Alubias, Jamoncocido, Melocotón o Sardinas, se descubren como las verdaderas protagonistas de la novela. Bien singularizadas, de personalidades complejas y matizadas, el lector acaba empatizando y sufriendo con ellas. ¿Por qué? Porque Pratchett es hábil para hacer creíble a los animales que hablan, porque su búsqueda de la felicidad y un lugar mejor es la misma que emprendemos nosotros y porque sus miedos y preguntas y esperanzas y mitos nos son cercanas y reconocibles. Y los humanos, bien cincelados. En especial el muchacho con cara de tonto y Malicia, una muchacha obsesionada con vivir la vida como una novela donde se cumplen a rajatabla las exigencias de la ficción (y donde Pratchett se permite jugar con la misma idea de novela para parodiarse, reflexionar sobre su propia condición de relato y dar cada vez mayor profundidad a la aventura del gato y las ratas).

- El humor, claro. Desde chistes filosóficos, literarios, malos, buenos y escatológicos (el momento con los cazarratas...), Pratchett viaja por todos los aspectos de la literatura humorística. Y todo para hablar de temas como el racismo, los prejuicios, la esperanza, la fe, la comunidad o la responsabilidad hacia los demás. Y en ningún momento suena paternalista, condescendiente o moralista. Terry Pratchett tiene algo que suelo añorar en gran parte de la literatura juvenil: respeto por el lector. El joven lector no es tonto y no necesita que se lo den todo mascadito. Pratchett escriba una novela divertida, ágil  accesible, fácil, pero no mascada, redundante o demasiado explicativa. Deja que el lector saque sus conclusiones y complete las historias.

- Y entre otros temas, El asombroso Mauricio... es un libro sobre las historias, cómo vivirlas y cómo contarlas. Sobre las mentiras condicionantes de los cuentos infantiles (tema que volverá a tratar en la maravillosa Los pequeños hombres libres que ha publicado Toro Mítico), sobre las mentiras, las mentiras que se transforman en verdad y las historias.

Una lectura excelente. Un libro que llena el apetito lector, que abre la mente a cuestiones de calado ético y filosófico, que admira al lector de novela fantástica,  que se gana el corazón del amante de los gatos y llena de envidia y reto al escritor de novelas humorísticas. Una de las mejores novelas de este año, sin dudarlo.


Otras opiniones del mismo libro
Un libro para esta noche
La espada en la tinta

miércoles, 22 de agosto de 2012

"Oscuros" de Lauren Kate

Oscuros, Lauren Kate, Montena, 2010

De Oscuros he oído y leído de todo. Desde que es lo peor de lo peor en literatura juvenil hasta que es la gran obra maestra desconocida. Me han advertido que no la leyera. Es una de las series más vendidas en la librería donde paso cuarenta horas semanales. Me la han definido como pura chorrada, irritante, molesta, entretenida, adictiva, fascinante, imprescindible. Y nunca la había leído. Ni intención. Hasta que por un proyecto ultrasecreto que cambiará la historia de la literatura, me he visto obligado a leerme (o por lo menos intentarlo) unas cuantas novelas con protagonista femenina dependiente. Pregunté aquí y allá y muchas voces me dijeron, Luce de la saga Oscuros. Pues nada a leer. ¿Opinión?

Me quedo en la mitad de la tabla. Ni me ha parecido tan mala como muchos me prometían, ni desde luego me parece una gran obra. Ha sido un "no está mal" bastante entretenido. Aunque creo que parte de esta valoración se debe a que la leí justo después de sufrir Tentación de ángeles y después de la novela de Michelle Zink hasta un catálogo de electrodomésticos me parece mejor escrito.

Vigilando que a lo largo de la entrada puedo destripar sorpresas y argumentos y momentos finales.

¿De qué va Oscuros? Lo de siempre. Chica especial, chico guapo, otro chico guapo, secretos, misterios muy misteriosos, amor dependiente y enfermizo, malos que antes no lo parecían, intento de alguna sorpresa, más amor dependiente y enfermizo al que se añade una pizca de obsesión malsana, mucho egoísmo por parte de la prota, etc. Nada nuevo en el panorama. Entonces, ¿qué me ha gustado? Vayamos por puntos.

Una buena ambientación. Correcta. Las sombras, las esquinas, el ambiente lúgubre y oscuro de un reformatorio que parece más un internado. Conseguido y se respira. Pero, ¿a qué viene todo el cuento de las cámaras cuando la mitad están rotas y otra parte las inutilizan y no parece que nadie les preste atención? Supongo que la idea era aportar un punto de control sobre los alumnos, pero ni se nota, ni se percibe, ni se utiliza.

Y hay que reconocer que la novela es entretenida. Pese a un argumento tan mínimo y repetido, la novela pasa bien. Se lee en un momento. No presenta dificultades y tiene un par de giros argumentales, que mira, funciona. Otros, en cambio, no. Sobre todo el referente a los malos que, otra vez, chirrían. Hablan demasiado y como lector tuve la sensación de que la autora hacía un poco de trampa al ocultarme información para darme una sorpresa. Y eso me molesta.

Pero no tiene ni punto de comparación con lo que me crispó de verdad de toda esta historia. Sí, lo habéis acertado, los personajes. A excepción de un par de secundarios (entre ellos, la chica vulgar que parecía que pintaría más y luego solo está por allí), el resto de los personajes me parecen mal construidos, tópicos y, sí, entrando en los peligrosos terrenos de la valoración personal, muy crispantes. Sobre todo Daniel y Luce. Una historia construida sobre volver a identificar amor con sufrimiento, romanticismo con problemas. Se establece entre los dos una relación obsesiva matizada con puntos de masoquismo (el momento en que Luce encuentra romántico haber estado sufriendo durante tantos siglos) en el que el amor se identifica como la anulación de las partes para convertirse en un solo ser apartado del mundo.

Y volvemos a la carga con la protagonista femenina indefensa y saco de golpes físicos y emocionales que solo encuentra salvación y calma entre los brazos masculinos de los machos alfa y alfa 2 de turno. Volvemos a una visión machista y desequilibrada de las relaciones en las que los machos golpean las cornamentas y la muchacha se deja querer. Y en la que no hay nada más importante (revelaciones, secretos, muertes de secundarios que en principio eran amigos de la protagonista, etc.) que el amor, sentirse amada, saberse amada y obsesionarse por ver y saber y controlar al objeto amado. Y a esa justificación de que no importa lo que diga o haga el chico porque en el fondo, me quiere.

¿Por qué? ¿Por qué esta insistencia continua en este tipo de relaciones en la novela juvenil? ¿Por qué este tipo de protagonistas femeninas? Masoquistas, obsesivas, reprimidas, vírgenes, fieles, pasivas... ¿A qué se debe?

Pero dejando a un lado estas valoraciones, que son más de índole personal que estrictamente literarias, la novela aunque es entretenida y se lee en un momento no está exenta de páginas de más, algún momento de vacío que solo sirve para alargar un poco más la extensión de la novela, repeticiones, personajes tópicos y, como he dicho, alguna información que se oculta de forma algo tramposa.

Oscuros es entretenida. Y muy crispante. Poca cosa más.

¿Leeré las continuaciones? No lo sé. En principio no, pero como me pille un día tonto...

Dibujito de una fan.
Pillado de aquí.

Otras opiniones
El hechizo de los libros
Dientes leonescos
Una taza de café

sábado, 18 de agosto de 2012

"Tentación de ángeles" de Michelle Zink

Tentación de ángeles, Michelle Zink, Anaya, 2012

Quiero dejar las cosas claras de entrada, Tentación de ángeles me ha parecido una de las peores novelas que he leído este año junto con La última princesa y Tu & yo aquí y ahora. Es una mala novela, mal escrita, mal estructurada, llena de detalles superfluos, con protagonistas mal confeccionados, frases sin sentido y una protagonista femenina que solo encuentra sentido a su vida si cuenta con la aprobación masculina y cierto patina de machismo al que luego haré una pequeña mención. Ah, y una traducción algo pobre que se apoya de forma excesiva en los cansinos y peligrosos adverbios acabados en "-mente", uno de los mayores peligros de cualquier escritor.

Y advierto, a lo largo de la reseña (u opinión o tontería o como quieran llamarlo) iré destripando partes fundamentales de la historia. Quien quiera leerla sin saber nada o sin ideas preconcebidas por la opinión de un tipo que tiene un blog, mejor dejar la lectura de lo que escribo aquí.

No sé por donde empezar... la historia. Nada del otro mundo ni nada original. Convencional en el peor sentido del término. El lector anticipa desde la primera página cada uno de los pasos que se darán. Una chica que no es nadie descubre que es mucho y dos machorros la ayudan y un tercero compite y unos malos malísimos y secretos de familia y poderes que desconocía. Nada que no se haya leído antes. Hasta aquí no hay problema porque me gusta decir que lo que importa en una novela no es el qué explica sino el cómo lo explica. El problema de Tentación de ángeles es ese cómo.

Pésima estructura del tiempo que afecta a la credibilidad de la novela: el tiempo del la historia abarca si no me equivoco entre cinco días y una semana. De este tiempo la protagonista pasa de ser una florecilla del campo a una experta en armas mágicas en tres fáciles lecciones. Sirva esto como ejemplo de una forma atropellada de presentar la acción: se queda huérfana, huye, conoce a los hermanos Pinzones, ¡soy un ángel!, los malos, el tipo que inventa cosas, los malos, ¡qué bueno que está!, ¡este está más bueno todavía!, salen más malos, soy la leche peleando... Todo falto de ritmo y con una idea equivocada de la descripción, para qué sirve y qué es importante describir.

Porque aun no tengo claro, por ejemplo, en qué época transcurre la novela. Imagino por las pistas que se trata de un Londres victoriano, pero es suposición mía porque no hay una sola acotación de época. Así que como lector configuro un relato fantástico en una época histórica hasta que empiezan a salir elementos de novela steampunk que actúan como irritantes deus ex machina y que muy bien no entiendo qué pintan en la novela. Las armas sí, pero los ordenadores o las cámaras de vigilancia hacen que la historia roce el ridículo. ¿Y por qué? Porque estos elementos aparecen porque sí, porque la autora rompe el pacto de verosimilitud que tiene con el lector e introduce elementos steampunk cuando se nos había presentado un correlato histórico normalizado. Porque todo esta justificado a posteriori (es magia, es un mago o la más risible, hay una explicación científica por la que podemos viajar gracias a las farolas y la explicación es como somos energía  y la luz también, pues viajamos...) y según la conveniencia de la autora, no de la historia que es lo que importa.

En cambio la autora se entretiene en explicar de forma detallada que la protagonista tiene un abrecartas en el escritorio, pero que no utiliza para abrir una carta porque le da pereza levantarse de la cama. ¿Qué interés tiene este detalle? ¿Qué aporta a la novela? ¿Nos está queriendo decir la autora que la protagonistas es una gandula y que no se mueve ni que la vida le dependa de ello? O esas descripciones que nos aclaran que al cerrar los ojos no se ve nada o que para seguir a una persona hay que ir poco a poco y seguirla por detrás. Con todo esto quiero decir que la dosificación de la información está desequilibrada. Lo fundamental se calla y se esconde y todo lo superfluo recibe tratamiento de importante.

Los personajes son los de siempre, presentados como siempre y con los marienismos conocidos. Los protagonistas masculinos basculan entre el serio, el guapo y el misterioso. Y el malo es ese malo que te anticipan un villano despiadado y que luego resulta ser uno de los que hablan y hablan y hace más bien poco y del que se libran en un capítulo y cada uno a su casa.  No hay un verdadero estudio de personajes ya que da la impresión de que se prefiere dejar la fuerza de la personalidad en lo que cada uno representa por tópico y acumulación de otras novelas, que en intentar individualizar a cada uno de ellos.

Y la protagonista. Aunque se la intenta presentar como alguien independiente y que toma sus decisiones sin necesitar a nadie (claro que todas las decisiones que toma por ella misma o están equivocadas o desencadenan algo peor) no deja de ser la heroína dependiente de la aprobación del macho de toda la vida. La novela es machista y perpetua la imagen de la mujer necesitada. ¿Por qué digo esto? Dos ejemplos:

1. En la declaración de amor que el guapo le hace, declaración motivada por los celos y por el interés de ella hacia el misterioso, él le exige ser de su propiedad y ser su dueño. Ella, claro, acepta. "Soy tuya", dice. Cualquier resabio de libertada o de elegir queda aplastado en el momento que ella se entrega al hombre.
2. La protagonista siente que no es nada. No es guapa, no es inteligente, no es sensible... Sí que hay un camino de aceptación de sus posibilidades y su realidad, pero esta aceptación va tamizada por la aprobación masculina. "No soy valiente, dice ella / Sí eres valiente, dice él / Soy valiente, dice ella". "No soy guapa, dice ella / Sí eres guapa, dice él / Soy guapa, dice ella". "No soy inteligente, dice ella / Sí eres inteligente, dice él / Soy inteligente, dice ella". Queda claro, ¿no?

Las relaciones entre los protagonistas son forzadas (¿por qué esa hostilidad entre el serio y la prota?) y se cae de lleno en un forzado de triángulo amoroso que no cuadra y no se sostiene por ninguna parte. Además de eso tan molesto de olvidar la muerte de los padre en cuanto se ve un músculo masculino, amores al primer suspiro, calenturas varias... Un romance poco creíble, forzado, rápido y rozando lo ridículo.

Además, sobra páginas por todos lados, la narración es lenta y confusa, las batallas están mal explicadas, el sistema de magia es de bochorno y más cuando intentan hacerlo pasar como "algo científico", la figura del inventor como un "todo vale" (los dardos tranquilizantes con motor y detector de calor para evitar matar a un perro guardián es de vergüenza ajena...), la novela es un cúmulo de improvisaciones, etc.

Desconozco por completo la trilogía de "La profecía de las hermanas" que también publicó Anaya, pero se me han quitado las ganas de acercarme a otro libro de Michelle Zink.

Una mala lectura. Un libro para olvidar.

Otras opiniones del mismo libro
The books of Misao
Butterfly Kisses

martes, 14 de agosto de 2012

Novedades improbables I

Recupero una sección de mi otro blog (si no lo conocéis se llama Mil matices de gris y hablo de cine, de la librería y de cosas de mucha risas según el humor de cada uno) porque pienso que en éste encontrará cabida y lectores. Al igual que en muchos otros blogs, una sección de novedades...

Amor cornudo, Claudia del Moral, ed. Trakatrá 2011

Lisa es nueva en el pueblo y ha tenido que irse a vivir con su enfurruñada y mal follada abuela. Sus padres murieron en un desgraciado accidente minero mientras resolvían los últimos detalles de una misteriosa herencia. A pesar de sus largas piernas, sus pechos firmes y redondos, su preciosa cara y un cociente de inteligencia de 243, se sabe poca cosa y no es muy popular en el instituto ni tiene grandes amigas. Pero un día todo cambia cuando debajo de su cama encuentra un portal dimensional que la llevara a conocer a las más apasionantes y ridículas criaturas que un dios enfermo llegó a crear. Y entre ellas, a Tomás, el adolescente unicornio. Callado, misterioso y con una preciosa crin rosada para acariciar, peinar y hacer largas trenzas mientras se suspira de temor y miedo porque... ¿cómo podía Lisa sospechar que Tomás pertenecía a un clan unicornio enemigo y que ella no es más que la hija perdida de la reina Potra? Una guerra se avecina que arrasara bosques, ciudades y borrará de la faz de la tierra a indefensos e inocentes, pero la mayor guerra se desarrollará en el frágil corazón de Lisa.

Con esta novela Claudia del Moral cierra la puta boca a todos sus detractores. A todos aquellos que la acusaban de escribir apasionantes, pero limitadas novelas de highlanders. Pues toma, toma, toma, Amor cornudo es el primer título de una serie de treinta y seis volúmenes sobre los caballeros unicornios de diferentes colores de tono pastel. Con solo las dos primeras frases de la novela, Claudia del Moral se erige como la nueva reina de la literatura romántica juvenil de índole fantástica subsección jovencitos buenorros y depiladitos que se metarmofosean en criaturas mitológicas. Amor cornudo tiene todos los ingredientes para convertirse en el nuevo fenómeno de masas para adolescentes alteradas: amor, romance, pasión cariños, peligro, acción, besos robados, besos devueltos con notas de reproche, castidad resguardada hasta tener un anillo, enemigos, rubias malas, rubias más malas todavía que las rubias malas que en verdad van teñidas, chicos guapos y sensibles pero machos y un montón de suspiros llenos de los once colores del arco iris. Una novela para partirse el alma supirando y anhelando enamorarse de verdad porque... ¿quién no ha soñado alguna vez con hacerle trenzas al hombre perfecto?

Lisa suspiró y con ese suspiro entraron por la ventana hadas para tejer hebras con las que construir las paredes de sus delicadas casas. Tomás sintió celos del suspiro por haber estado dentro de su amada y de las hadas por tomar algo cálido y húmedo de ellas y que él todavía no había podido degustar. Pisotéo con desprecio a aquellas desaprensivas ladronas de hálito vital de su amada.
- No quiero que nadie te toque - dijo Tomás con rabia.
- Cuando te pones posesivo me das miedo... aunque te pones tan guapo.
- Lo siento... es que te quiero - dijo mientras con sus cascos bailaba la danza del perdón.
- Ahora no podemos hablar de nosotros, Tomás - Lisa le acarició la crin y se quedó admirada de la dureza de sus pectorales - el reino de Burrishildo está en peligro por culpa de los gruppad, esos malditos coleópteros feos y desagradables. Nuestro amor, aunque es lo principal, ahora es secundario.
- Lo que daría por ser uno de esos highlanders de los que hablan las leyendas humanas.
- No necesitas ser un highlander. Eres un hermoso y valiente adolescente medio unicornio. Tienes un cuerno mágico. Y todos los atributos de un caballo.
- Sí... los atributos de un caballo y la imaginación de un hombre.

Los blandos atardeceres de mi Prusia rememorada, Barón Friedrich von Nyewr, Libros del Asteroide, 2012

La imprescindible recuperación de un clásico justamente olvidado de la literatura centroeuropea: las memorias literarias del aburrido, pedante, inócuo, cobarder y decadente Barón Friedrich von Nyewr. Una trilogía en catorce volúmenes donde el barón hace un repaso a una insulsa e insípida vida falta de emoción, vivencias, experiencias o interés. Con un estilo a la vez plano y sobrecargado, lleno de paráfrasis absurdas, comparaciones que no vienen a cuento y descripciones sin gracia a las que no ayuda nada una horrible traducción llena de faltas de ortografía y sinsentidos gramaticales. El lector que se aventure a adentrarse a esta soporífera recreación de una Prusia que nunca existió sentirá irrefrenables ganas de clavarse tenedores en los ojos hasta alcanzar el cerebro para asegurarse que no volverá a tropezar ni una sola vez en toda su vida con una nueva descripción del color del atardecer.

Caminava despaciadamente por los caminos y ya no pensaba cuanto llebava caminando por esos caminos larjamente y comunmente conocidos y caminados. La Prusia anteriormente conocida por los que eran los que antes que yo venían empezavan ha desaparecer desesperadamente por los caminos de asfalto que ocultaban premeditadamente los caminos por los que caminaba yo cuando era niño y por donde caminavan aquellos todos a los que les gustaban los caminos dulcemente trazados por los anteriores a aquellos que me precedían anteriormente a mi llegada a los caminos. ¡Qué luz fantásticamente luminosa la del atardecer! ¡Qué blando era todo! Me tiré un pedo. Largamente. Olorosamente. Dolorosamente. Patéticamente. Pesadamente. Desapasionadamente. Y pensé en Gretchen.

¿Y qué opina la crítica de esta monumental paja mental de veinte mil páginas?
"Una absoluta obra maestra. Su estilo zafio, rudimentario y cansino es el correlato perfecto para la desazón espiritual del protagonista, ese perfecto e insoportable sosias del autor". Babelia, El país.
"Brutal, pero de verdad. Fue..., pero qué buena, en serio". Qué leer.
"Es tan buena que después de esto odiarás la literatura y no podrás volver a ver de cerca un libro". ABC.

¿Y el público?
"Muy buena, sí. Sólo llevo leída media contraportada pero me ha enganchado". Juan, nadie importante.
"Eh, sí, vamos, que si la publica quien la publica pues es buena, ¿no?". Laura, estudiante.
"¿Qué? Sí, sí, buena, buena... sí, salen vampiros. Y algo de erotismo también. Sí, sí... y fútbol y todo." Jorge, librero.

Frío mortal de la muerte en Venecia, Montse Muñoz, Roca Ediciones, 2012

La nueva obra maestra de la literatura sueca está ambientada en Venecia, escrita en castellano, protagonizada por una pareja de investigadores catalanes y donde el primer muerto es chino. pero coincide en tres hechos fundamentales y decisivos para considerarla novela negra sueca: hace frío, matan gente y saca a la luz del día los trapos sucios de las familias tanto si tienen que ver con el caso como si no.

Jordi y Montse, un bon parell de catalans, han estado durante meses ahorrando para poder irse en julio a Vencia y vivir unos merecidos, románticos y tranquilos días de vacaciones. Pero, ¿quién les podía decir que una huelga de controladores aéreos haría que llegaran a su destino en pleno diciembre y en medio de una ola de frío polar? Nieva, los canales están helados, las cañerías de la ciudad han estallado y solo los turistas se arriesgan a salir de paseo ante la mirada incrédula de los venecianos. Montse y Jordi conocerán un frío mortal de la muerte que se hará más frío cuando empiecen a aparecer los primeros cadáveres. Y aunque en un primer momento todo apunta que los infortunados murieron congelados, en un examen más minucioso se darán cuenta de que a los cadáveres les falta la cabeza, tres dedos de la mano izquierda, séis de la derecha, los órganos sexuales, el bazo y han dibujado con rotulador permanente la fórmula matemática de Euler. Gracias a su innato talento para la deducción lógica, la pareja llega a la conclusión de que eso no lo hace el frío. Un asesino psicópata coleccionista de bazos humanos y aficionado a las matemáticas ronda la ciudad eterna enfriando más un ambiente ya de por sí frío, pero frío de la muerte. Y todo se complica más cuando descubren que todas las pistas los conducen de forma directa la cuadro de Tiziano, "La venus de Urbino", un cuadro donde sale la venus esta con todo el tetamen al aire y tapándose el chumino, y a un secreto que hará que la temperatura descienda unos grados más hasta conseguir ahora sí un frío mortal de la muerte en Venecia.

Montse Muñoz consigue el cóctel perfecto entre novela negra, novela de enigmas, novelas forense, parte metereológico, prospecto de medicinas, novela histórica y catálogo de muebles. Sesenta y tres muertos, treinta formas diferentes de decir "tengo frío", detalladas descripciones forenses, nieve a raudales, persecuciones, el desmoronamiento de Santa Maria dei Miracoli, naves espaciales, tiroteos en I Frari y muchas cosas más en sus apenas ciento tres páginas. Un gran debut de una gran escritora. El primer volúmen de la trilogía en nueve partes "Frío mortal". Para navidad se espera la aparición de la segunda parte, Frío mortal de la muerte en Cancún.

Por cierto, si alguna editorial quiere colaborar con esta sección enviando este tipo de novedades ya sabe dónde encontrarme.

domingo, 12 de agosto de 2012

"Orquídea blanca" de Carmen M. Cañamero

Orquídea blanca, Carmen M. Cañamero, Eterno Retorno (auto-edición), 2012

Adquirí un ejemplar de Orquídea blanca sin saber qué me encontraría dentro de sus páginas.Conocía a su autora por medio de su blog y desde el momento en que supe que tenía una novela que quería leerla. Me comentó problemas con la editorial, de reescritura, de correcciones y que ya me avisaría cuando la nueva versión estuviera preparada. Hasta que hace unos meses Carmen me comentó que la novela ya estaba disponible y poco después recibí mi ejemplar en casa. Y un día y medio después, lo acabé.

Edrick llega con su familia adoptiva a un pequeño pueblo de Letonia para empezar una nueva vida. No tiene buena relación con sus padres y solo quiere que le dejen en paz. Pero la tragedia, el descubrimiento de un secreto que le ocultaba su padre adoptivo y conocer a Poème, una chica especial y alegre que parece alimentarse solo de dulce y carne casi cruda, harán que su vida de un vuelco y se vea inmerso en una guerra que lleva siglos produciéndose.

Como resumen ya sé que es bastante chugo, pero para que os hagáis una idea. Lo mejor es pasar de ideas preconcebidas y adentrarse en la historia que nos propone Carmen libre de prejuicios y con ganas de pasarlo bien. ¿Y qué encontramos? Una novela de corte juvenil de corte fantástica y romántica que siendo consciente del género y de las convenciones que lo vertebran, consigue erigirse con una voz propia y una personalidad que convierte lo ya visto, en algo nuevo. Vamos, que la gracia de Carmen en contar esta historia hace que una enésima lucha entre criaturas fantásticas o el relato de un amor prohibido suenen a nuevos.

¿Cómo? Buscando nuevas formas de explicar la historia. Un punto de vista masculino, una protagonistas alegre y divertida muy alejada de todas esas sufrientes patológicas, narcisistas y dependientes que pueblan el género, cuidado con el entorno, el marco y los personajes secundarios, variados y provistos de su momento y su personalidad. Una historia que recupera la idea de la lucha de siglos, pero matizando buenos y malos para que converjan en muchos grises. Y consigue eso tan difícil que la unión de muchas criaturas mágicas de diferentes procedencias (la tradición oral, la cinematográfica, la literatura popular juvenil, etc.) quede como algo natural y necesario para la historia y no suene a pastiche o refrito.

Al leer Orquídea blanca se percibe el cariño, el trabajo y la dedicación que la autora ha puesto en su obra. Es una novela cuidada; escrita con buen estilo y mimo en la palabra, con buenos personajes a los que dedica páginas y palabras para hacerlos reales, pero (y ahora vienen los peros) por momentos se torna algo confusa. Me explico, ignoro si apareció en escena Madame Tijeras y se dedicó a ir segando partes de la historia porque algún momento se me hizo confuso y algo falto de desarrollo (por ejemplo, algunas partes del principio y partes de la lucha final donde tuve que releer para ubicar qué había pasado). Noto a faltar páginas (¡milagro!) que me expliquen más. No los sentimientos o pensamientos de los protagonistas, que están muy bien trazados, sino lo que sucede. ¿Resta esto esto a la novela? No, pero en mi opinión le resta algo de la intensidad que consigue con los personajes, el diálogo vivo y un buen uso de las descripción tanto de ambientes como de lucha o situaciones.

He leído con gusto, ganas e interés esta Orquídea blanca donde Carmen demuestra voz propia y cuerpo de escritora. Una novela autoeditada que puede competir de tú a tú con muchas novelas publicadas en este país y que cuentan con amplia difusión y distribución. No solo competir, sino que a algunas les da mil patadas en una lucha cuerpo a cuerpo.

Y me quedo con ganas de leer más de Carmen M. Cañamero, ya sea una continuación de Orquídea blanca (porque hay continuación aunque agradezco mucho que la novela se cierre en sí misma) u otras aventuras literarias. Y que lo por leer tenga la misma exigencia como autora que ha demostrado en este primera novela.

El libro se puede adquirir aquí.

Otras reseñas
Mi sangre derramada
Soy cazadora de sombras y libros
Epidemia

domingo, 5 de agosto de 2012

Intercambio

Me gusta acumular libros. Soy un fiel defensor de la prédica de "Acumula, ya leerás luego". Me gustan las estanterías llenas, las dobles filas, el desorden, las pilas de libros que nacen del suelo y el agobio de no saber dónde colocar la nueva adquisición. Soy lector voraz y acumulador entusiasta. La casa de mis padres rebosa de libros que todavía no me he podido llevar y mi piso tras poco más de un año de vida empieza a acusar una grave falta de estanterías grave. Así que de vez en cuando hago un poco de limpieza. Miro las estanterías y selecciono esos libros que

a) no voy a leer.
b) he leído, pero no voy a releeer.
c) he leído, no voy a releer, pero no quiero conservar.

y los regalo o los llevo a la biblioteca. Hoy me he puesto a mirar las estanterías y lo tonto a lo tonto he sacado de ellas ocho libros que me quiero sacar de encima por diferentes motivos. Y decido que voy a probar eso del intercambio que he visto por otros blogs. Así que aquí van las portadas de los libros.




 

Nota: Divergent, Bàsquet, scrabble i tu y Tu & Jo, una història... son en catalán.

Si hay alguien interesado en alguno de estos títulos que me mande un mail a la siguiente dirección de correo

jjimenezdelmoral(arroba)gmail.com

con su propuesta de intercambio. Cosas que me interesan: libros de Richelle Mead, Holly Black, fantasía en general, Nina Blazon, por extraño que parezca Beso de vida de Daniel Waters e Invocación de Kelley Amstrong (nunca hay que dejar libros), Historia de dos castillos de Gail Carson Levine novelas de gatos, dragones y sorpresas varias. 

El intercambio se hará por estricto orden de llegada y como se comprenderá me reservo el derecho a rechazar alguna oferta (libros ya leídos, libros que tengo o libros que quiero mantener lejos). Y me comprometo a contestar a cada mail recibido.

Pues ya está... ya sabéis donde encontrarme.