domingo, 30 de marzo de 2014

Pequeña crónica de la inauguración de Gigamesh y lo que aconteció en ella... más o menos

Hacemos un alto en la tónica habitual del blog por una buena causa.

El viernes fui de excursión a Barcelona por tres motivos.

1. Me hacía gracia asistir a la inauguración de la nueva Gigamesh.
2. Entre los actos que se harían en la nueva librería había una firma de libros y entre los que firmaban libros estarían Susana Vallejo y Martín Piñol, padrinos de este blog y quería saludarlos y dar saltitos. Además, sería la primera vez que estaríamos los tres juntos.
3. Buscar un destornillador sónico para Niño Lobo y un dalek para Niña Zombi.
Y eso hicimos. A. y yo nos subimos en el coche de mi hermana Mo y para Barcelona a ver muchas cositas chulas y volver a constatar de forma cruel y abrumadora que ser culturalmente disperso es muy caro (suerte que tengo a A. en mi vida porque es persona de si no se puede comprar merchan, se lo hace uno mismo). Total, que nos subimos en el coche y la la la llegamos en un plis a Barcelona y el mismo plis en llegar a nuestra meta, la zona conocida Triángulo Friky. Nos movemos por las tiendas, muchas cosas chulas, mira esto yo lo quiero, cuánto tebeo chulo y nos vamos para ver la nueva Gigamesh.


Entramos y...


... un olor a nuevo que transporta.
Muy chula. Preciosa. Realmente una librería muy bonita. Y bien distribuida. Con un sentido diabólico, claro porque quien está detrás son libreros de raza y los libreros de raza son manipuladores y no se contentan con poner un libro detrás de otro, sino que hacen que mires donde mires hayan cosas atrayentes, atractivas y que hagan que el frikazo consumista que llevamos dentro sienta crecer dentro de él esa mentira que todos nos decimos de "lo necesito para vivir".


Esta librería, como todas las buenas librerías, no son más que trampas mortales en las que entramos con una sonrisa en el rostro pensando que quien trabaja allí dentro son buenas personas. ¡Y no! ¡No os dejéis engañar! ¡No son buenas personas! Ese libro de relatos no está de cara por casualidad. Ese juego no está solo doblar la esquina porque sí. Esa figurita no tieen ese angulo dentro de la vitrina porque queda más bonita. No. Todo es una estrategia muy pensada para tentarnos y llevarnos al camino del mal. ¿Por qué digo todo esto? Porque en mi librería hago lo mismo.

¿Y qué vi por allí? Libros, muchos libros. Novedades, viejunos, agotados, de saldo, espantosos, obras maestras, divertidos y curiosos. Y mucha gente que entraba, reía, saludaba, compraba, saltaba, iluminaba el camino con destornilladores sónicos, se flipaba, comentaba, criticaba, discutía, bufaba, se quejaba de la calor, de algunos olores, de no encontrar libros. Muchachas atractivas, escotes, corsés, chicos guapos. Miradas de coqueteo que no llegaban a ninguna parte y miradas rastreadoras de carne fresca. Lectores empedernidos. Coleccionistas de ediciones. Perdidos. Curiosos. Oportunistas. Amigos. Enemigos. Ilustradores con sus técnicas y problemáticas en una interesante mesa redonda. Un caminante blanco.Y escritores. Muchos y variados. De los tímidos, descarados, divertidos, delgados, bien alimentados, simpáticos, cohibidos, consagrados, nóveles, sonrientes, serios, enfermitos, cansados.

Una tarde muy agradable, y algo agobiante por la aglomeración de gente, hasta que llegó el momento del día. El encuentro con los padrinos de este blog y la consabida foto.

Susana Vallejo, un servidor y Martín Piñol.
Momento histórico para la historia de esta blog.

Un momento bonito lleno de risas que se fue a la mierda en lo que dura un parpadeo. 
¿Por qué? 
Susana, Martín Piñol, sé que dijimos que no hablaríamos de esto, pero me debo a mi público y tienen derecho a saber que si su vida sigue siendo la misma es porque evitamos que los Zotrones invadieran la tierra y nos convirtieran en cantantes melódicos. En lo que dura un simple parpadeo y gracias a lo maleable que es el espacio tiempo si pides las cosas por favor, Susana, Martín Piñol y un servidor viajamos a otra dimensión, liberamos a tres princesas canadienses con dos pies izquierdos, conocimos al gemelo malvado de Hitler y luchamos contra el clon de su cabeza insertada en el cuerpo de un gorila, bebimos absenta espacial (sabe a canela), saltamos de un trolebús ignio en marcha y solo perdimos medio brazo entre los tres, participamos en un concurso de saltar a la pata coja contra flamencos pintores de pechos cantantes. Susana recibió tres propuestas de matrimonio de tres piratas espaciales diferentes ("y eso que estoy malita", decía ella), los rechazó a todos, se quedó con los anillos, los perdió en Neo Neo Las Vejas y grabó un disco de soul. Ni a Martín Piñol ni a mí nos propusieron nada, pero estuvimos presos durante tres decenios como esclavos graciosetes en un palacio residual del gran emperador Hriknh el Calvo Pero Que No Se Entere III. Fuímos rescatados, encontramos la base secreta de los Zotrones y pum, pum, zas, zas, en la cara no, y BUM, fuego por todas partes y corriendo al portal susurrante para volver a Gigamesh justo en el mismo sitio, un parpadeo después.

Los tres hicimos la promesa de no explicar a nadie los que habíamos vivido y nos despedimos entre risas y abrazos. Y sí, sé que he faltado a mi palabra, pero soy un tipo que no pasará a la historia por cumplir sus promesas (y de esta forma presento en sociedad mi frase de tipo duro).

Un último vistazo a una librería atestada de gente. En el brazo, las compras; dos libros de cuentos de Félix J. Palma (firmados), uno de Susana (firmado), China Mieville, libro de ilustraciones de Corominas (dibujado y firmado), librito por aquí y por allá. Se me quedó la espina de una firma de Emilio Bueso, pero el presupuesto asignado había saltado por los aires. Otra vez será. Y volveremos en mayo, cuando no haya tanta gente, se pueda pasear y charlar más tranquilo, haga calorcito en la calle y haya ahorrado de nuevo para gastos.

Y vuelta para Igualada. 
Cenar, leer y dormir.
Un muy buen día.

PS. Los de la Espada en la Tinta se han montado una excelente reseña de la jornada. Leyendo aquí sus enteraréis mejor de lo que pasó. Hay menos explosiones, eso sí.
PSS. Y tranquilos. Encontramos tanto el destornillador como el dalek para los nenes.

domingo, 23 de marzo de 2014

"La noche a través del espejo" y "Universo de locos". Dos novelas de Fredric Brown

Esta entrada se la dedico al amigo Sub_Zero
lector inquieto en busca de lo diferente.

Hay autores que me hacen ser feliz y leer sus novelas o cuentos es una de las experiencias que más se acercan a la felicidad, una de sus muestras más puras. Son autores a los leo y releo de forma continua. Novelas, fragmentos y cuentos, con los que entretengo un café de la mañana y me recuerdan por qué esto de leer es una de las tres o cuatro mejores experiencias del mundo. Pienso en Stevenson, Jane Austen, Terry Pratchett, Evelyn Waugh, Cervantes, Bioy Casares, Mark Twain y unos pocos más etcéteras.

Y Fredric Brown, de quien hablaremos hoy. Porque este es un autor que me hace feliz. Leer una de sus novelas o uno de sus cuentos, hasta los más mediocres o flojos, hacen que sonría y me reconcilié con la vida y la literatura.


¿Soy un exagerado? Puede. ¿Algo cursí? Sí. Fredrick Brown es uno de mis escritores favoritos y las dos novelas de las que hablaré ahora son una muestra de lo mejor que he leído en mucho tiempo y con lo que mejor me lo he pasado. ¿Por qué? Porque amén de una gran calidad literaria, un pulso narrativo firme y sin titubeos, una acertada utilización del lenguaje y la siempre aplaudida economía narrativa (explicar lo que la historia necesita, ni una palabra más) están llenas de aventuras, humor, fantasía, locura, irreverencia, imaginación, ambiente pulp y la sensación de que la liteatura es mucha cosa, pero una de las más importantes es pasarlo bien.

La noche a través del espejo, Fredric Brown, Reino de Cordelia

Doc Steger, editor de un semanario local que sueña con un publicar una exclusiva se verá arrastrado durante una noche a una trama criminal que parece querer explorar los límites de su cordura y recrear en la realidad la estructura de Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo.

Puro festival y diversión. Una novela negra que bordea la fantasía y lo onírico. Un detective involuntario siempre al borde la borrachera desentraña un complicado caso que se vuelve cada vez más complicado gracias a otros casos secundarios que hacen que un apacible pueblo se convierta por una noche en un remedo de Chicago. Lo dicho antes, la página justa. Una economía narrativa envidiable en la forma de presentar la acción, los personajes y el desarrollo la historia.

Un torrente de imaginación y de sentido del humor para una lectura gozosa que no deja de ocultar una visión dura y descreída de la realidad. Esta es mejor cuando se adereza con tintes surrealistas y con la irrupción de la fantasía, aunque seamos totalmente conscientes de que es mentira. Y, además, es uno de los homenajes más hermosos (sí, utilizo la palabra hermoso) al universo de Lewis Carroll.

 Dos preciosísimas portadas para la misma novela.
Aunque en la primera no sé muy bien qué pinta la chica.

Universo de locos, Fredric Brown, Gigamesh

Vamos a dejar las cosas claras de entrada. Universo de locos me parece una absoluta y brutal obra maestra. Es una de las mejores novelas de ciencia ficción que he leído, una de mis novelas favoritas y una de las mejores en términos generales. La experiencia de Keith Winton, jefe de redacción de una revista de fantasía a mediados del siglo XX, atrapado en un universo alternativo que es un calco de los cuentos que publica . Y no explico más porque hay que leer sin saber para sorprenderse y dejarse llevar por la estupenda propuesta de Brown.

Una novela que conjuga como la anterior la fantasía, el humor, la acción y la aventura en un entorno de ciencia ficción que huye del tecnicismo y se refugia en la maravilla. Además es homenaje / parodia al universo de novelas pulp de ciencia ficción que tan bien conocía nuestro autor (esas chicas embutidas en trajes imposibles, la presencia de extraterrestres, etc) y una sátira de la paranoia anticomunista que empezaba a dominar a buena parte de la sociedad estadounidense. Perfecta en su longitud, de palabra precisa, descripción ágil y repleta de ideas bien expuestas y estimulantes (esos universos paralelos infinitos...), coherente, divertida, adictiva y que recomiendo de forma efusiva y dando saltitos tanto a los aficionados al género, como a los foráneos.

Otras dos preciosísimas portadas.

martes, 18 de marzo de 2014

"Tu nombre después de la lluvia" de Victoria Álvarez

Tu nombre después de la lluvia, Victoria Álvarez, Lumen

Tercera novela de Victoria Álvarez. Y vuelve a publicar y vuelvo a leer a pesar de que he abandonado sus dos anteriores novelas. Me gusta el estilo que tiene, el cuidado que tiene con la escritura, el buen gusto y la elegancia, pero Hojas de dedalera me resultó excesivamente larga y con un triángulo amoroso que se me antojó postizo y a Las eternas le faltaba unos protagonistas con más garra y le sobraba un exceso de romanticismo.

Sin embargo, pese a estas dos decepcionantes lecturas, sigo la carrera literaria de Victoria Álvarez con verdadero interés y en cuanto aparece su tercera novela me lanzo a leerla. Y me gusta. Mucho.

Al leerla me doy cuenta de que estoy ante uno de los mejores best-sellers que se han publicado en los últimos meses y un libro de fácil recomendación, muy entretenido y equilibrado, interesante en su historia y desarrollo, con personajes arquetípicos muy bien utilizados y dibujados, de buena ambientación, mucho respeto a la tradición gótica en la que se inscribe, pero con la personalidad suficiente como para no quedar en un mero pastiche.

Érase una vez en Irlanda...
Corren los primeros días del enero de 1903 y el profesor Quills, un hombre sabio y triste, vuelve a su casa de Oxford después de asistir a unas conferencia en Londres; Oliver Saunders, joven y tímido, trabaja en su pequeño cuarto de Balliol College, rodeado de diccionarios y novelas góticas; Liolen Lennox, amante de la buena vida y de las faldas ligeras, está en Egipto, a punto de profanar la tumba de una princesa para llevarse una joya de inestimable valor.
Poco tienen en común los tres amigos, excepto el interés por las nuevas ciencias que explorar el mundo del más allá, y muy pronto sus ganas de saber los llevarán a Irlanda, una tierra plagada de leyendas, donde las piedras tienen una historia que contar y el sonido de la lluvia se confunde con el llanto de las mujeres.

Tu nombre después de la lluvia es una inteligente mezcla de novela gótica, novela de aventuras y novela romántica y novela de terror que equilibra de forma muy correcta todos estos géneros (aunque en mi opinión en ocasiones se excede con el romanticismo del personaje de Oliver) para formar una novela unitaria y compacta.

Como he dicho antes, no es un pastiche sino que se percibe una voz personal de la autora y una forma de entender la literatura. Victoria Álvarez se adhiere a una tradición literaria que inaugura nombres como Ann Radcliffe, Wilkie Collins (al que se hace mención expresa en la novela a su obra maestra La dama de blanco), Charles Dickens y sus historia de fantasmas, pero también a quien ha trabajado este género en el siglo XX como Daphne de Maurier y su Rebeca (cuya influencia creo que es muy marcada sobre todo en el último tercio) y Susan Hill.

Partiendo de un mito de la tradición irlandesa como la figura de la banshee, Victoria Álvarez construye un relato de aventuras donde el elemento paranormal no chirría y se desenvuelve (y resuelve) de forma natural y elegante. Lo mejor de esta novela es una ambientación muy bien conseguida que no huele a hemeroteca y que resulta muy natural, y una narración fluída que mantiene al lector interesado y adicto a la historia del trío protagonista. Y este trío es uno de los mayores acierto de la novela, tres personajes masculinos que soportan el peso de la historia y hacen que el elemento romántico que en mi opinión lastraba las dos anteriores novelas de Victoria Álvarez, se diluya en mayor amplitud de temas y formas. Aunque el romanticismo y el amor tienen un peso muy importante y definitivo en la novela, no es su núcleo ni su centro y está bien integrado en la historia principal, la resolución del misterio de la banshee. Y aunque haya momentos que siendo muy críticos cuesten de creer, y que no desvelo porque me obligaría a desvelar partes importantes de la trama, están bien integrados en el género gótico en el que se mueve la novela. Y en este género se permiten los disfraces, las tramas imposibles, los amores apasionados, las lluvias torrenciales, las coincidencias imposibles y el suspense del último segundo. Recursos que Victoria Álvarez utiliza a la perfección.

Tu nombre después de la lluvia es un excelente best-seller, una novela de aventuras muy adictiva, bien escrita, muy bien ambientada, elegante y terriblemente entretenida. Hay algún exceso romántico, algún detalle no del todo bien resuelto, alguna coincidencia demasiado pillada por lo pelos, pero que forma parte del género. Al igual que dejar alguna trama abierta para posibles continuaciones y fomentar la imaginación del lector.

Otras opiniones
Devoradora de libros
Divagando entre líneas
Perdidas entre páginas

Otras historias

jueves, 13 de marzo de 2014

"Kenders, enanos y gnomos" de Once autores diferentes ni más ni menos

Kenders, enanos y gnomos, AA.VV., Timun Mas
Cuentos de la dragonlance 2

Esta semana estoy de vacaciones. Y como lectura de vacaciones no me decidía entre la relectura de algunas de las Novelas ejemplares de Cervantes, volver al Boston de Todd McEwen o deprimirme con alguna de las novedades juveniles que han aparecido en las últimas semanas (lo siento, estoy algo negativo con la literatura juvenil en general). Y entre duda y duda, me quedé mirando la colección de novelas que tengo de la Dragonlance y pensé que hacía mucho que no volvía a Krynn. Así que me agencié esta antología de cuentos que me ha acompañado estos dos últimos días como lectura. 

¿Y qué tal? Pues como siempre que leo algo de esta infinita saga de novelas, quizá poco alimenticio, pero terriblemente entretenido. Y que pese a todos los peros que se le pueden poner a la DragonLance me siga entreteniendo como lo hace, se gana todo mi cariño y respeto. Porque estamos hablando de una serie con mucho más de cien novelas. Trilogías, pentalogías, novelas independientes, complementarias, sobre personajes secundarios, antecedentes, etc. Y entre tanta novela hay de todo. Desde muy buenas hasta horribles. Y como lector me he encontrado de todo y sigo coleccionándolas y leyendo. Por los buenos tiempos, las buenas lecturas y porque aun queda continente por explorar. Y sí, entiendo todas las críticas de sobrexplotación, abuso, repetición y otros etcéteras, pero me da igual. Sigue siendo un universo la mar de entretenido.

¿Y esta antología? Pues a eso vamos, cuento a cuento y reflexión final.

"La canción de la nieve" de Nancy Varian Berberick. Primer cuento de la antología. Cuatro de los personajes clásicos; Tanis, Sturm, Flint y Tas embarcados en una aventura con algo de magia. No es gran cosa, pero resulta un cuento entretenido y una buena primera historia. Y siempre resulta agradable reencontrarse con los héroes de siempre.

"Los anteojos del mago" de Morris Simon. Buen cuento sobre los peligros de la magia en manos inexpertas. Un ermitaño enano ayuda a un mago túnica negra y las funestas consecuencias que tendrá ese hecho en él por irresponsabilidad y jugar con unos poderes que le superan. Interesante la forma de narrar y la evolución de un personaje que desde la inconsciencia abusa más y más de unos poderes que no son suyos.

"El narrador de cuentos" de Barbara y Scott Siegel. Historia sobre el poder y el valor de los cuentos, la ficción y la fantasía. Algo ingenuo, pero con una buena pirueta final que le da algo más entidad, pero no evita que sea un cuento algo sentimental y con un punto moralizante demasiado evidente.

"El perro rojo" Danny Peary. Divertida historia de amores contrariados y no correspondidos. Uno de los cuentos que más me han gustado. Tiene un punto muy agradable a cuento de hadas clásico. La pareja de amantes, el malo y la casa del bosque.

"La desastrosa cacaría de Fewmaster Toede" de Harold Bakst. Nunca hay que encadenar a un kender junto a otro kender. Dinámico y divertido relato de aventuras. Entretenido y ágil.

"Conceptos de honor" de Richard A. Knaak. Aburrido cuento sobre el honor y otras memeces. No sé muy bien qué pinta este relato en una antología centrada en relatos sobre kenders, enanos y gnomos. El encuentro entre un caballero de Solamnia y un minotauro sirve para un relato que se vertebra sobre las distintas formas de ver el honor y el deber. Más interesante hubiera sido si se hubiera trabajado mejor la idea del "otro" o si ambos personajes principales no fueran tan excesivamente rígidos. Y, además, se añade el hecho de que los caballeros de Solmania siempre me han aburrido.

"El gato y la alondra" de Nancy Varian Berberick. Uno de los mejores relatos del libro. Historia interesante, muy bien explicada y resuelta.Volvemos a los personajes de siempre y a otro relato con regusto a cuento de hadas.

"¿Qué te apuestas?" de Margaret Weis y Tracy Hickman. Estupendo relato largo (¿o es novela corta?) de tono ligero y humorístico. Una búsqueda clásica empañada por extraños compañeros y más extraños enemigos. Un buen ejemplo del estupendo entretenimiento que se puede encontrar en la Dragonlance.

"Análisis de la historia" de Michael Williams. Extraño, a ratos divertido y la mayor parte aburrido cuento. Una revisión con pretensión histórica de los Héroes de la Lanza imaginando un décimo compañero (un gnomo) borrado de los hechos por mala fe de Tani y cía. Es una broma más o menos afortunada sobre las famosas Crónicas y dependen en exceso de ellas. Si el lector no las ha leído, no entenderá de qué va un chiste demasiado alargado. Aunque la coña a propósito de los ojos de Raistlin tiene su gracia.

"El vuelo de la daga" de Nick O'Donohoe. Un cuento realmente malo y decepcionante para concluir la antología. Una daga mágica y un episodio de las Crónicas desde un nuevo punto de vista. Poco interesante y muy aburrido.

Kenders, enanos y gnomos es una buena antología de relatos que gustará a los aficionados a la Dragonlance. Algunos cuentos más que otros y recordando que hablamos de la Dragonlance, un universo de fantasía típico y tópico y no famoso precisamente por la profundidad de sus personajes o la complejidad de la historia. Ninguno de estos relatos se puede colocar a la altura literaria de los cuentos de fantasía de George R.R. Martin o de Terry Pratchett, pero en su contexto y dentro de su serie resultan muy agradables y entretenidos.  Y eso, para mí, es mucho.

Casi todos los Héroes de la Lanza. 
Quien me diga quien falta se lleva premio.
Todavía no sé el qué, pero algo caerá.

lunes, 10 de marzo de 2014

Una de esas entradas de cosas que pasan en una librería

Recopilo unas cuantas historias que han ocurrido en la librería. A mí o a alguno de mis compañeros. Todas ellas ya han aparecido en el blog de Mil matices de gris, pero me ha parecido buena idea recuperar alguna y una entrada como esta siempre es agradecida.

- Hola, ¿tienes 50 almas para Gray?
- Más o menos, el título es 50 som...
Piripiri
- Perdona - Saca un teléfono móvil del bolso. Desliza el dedo por la pantalla. Lee, risa, tecleo, risa - ¿sí?
- Digo que el título es 50 som...
Piripiri
- Un momento - desliza, lee, risa, tecleo, mira, risa, tecleo - ¿qué decías?
- Que el título es...
Piripiri
Mira, risa, tecleo... pensamiento... tecleo, risa, mira.
Y mira al librero.
- Que el tít...
Piripiri
Mira, risa, tecleo. Risita. Tecleo obstinado.
No mira al librero. Espera. Espera. Espera. El teléfono en silencio. Los ojos fijos en el móvil porque algo más dirá, algo más... seguro que habla y llegará ese mensaje tan importante, tan vital para la seguridad nacional y el mundo libre, ese "ya", ese "no sé" o ese "¿qué haces?".
- El libro... - dice.
- 50 sombras...
Piripiri.
El mensaje que faltaba. Desliza, lee, sonríe, teclea, lee, teclea, piripiri, lee, mira, sonríe, suspira.
Mira al librero.
- Entonces, el libro... ¿lo tenéis o no?
La miro a los ojos.
- No lo tenemos.

***

Un señor así como tirando a normal se dirige al atractivo librero de treinta y pocos años que corretea desnudo cubierto de miel y chococrispis por la sección de poesía.
- Mi hija, que es muy buena estudiante y muy amable, me ha pedido la segunda parte de este libro. ¿Lo tenéis?
- No se ha publicado todavía.
- Pero si lo pido ahora, ¿para la semana que viene lo tendré?
- Es que no se ha publicado.
- ¿Y?
- Que el autor no ha acabado de escribir el libro y no lo ha llevado a la editorial y esta no lo ha publicado.
- ¿Pero para el cumpleaños de mi hija lo tendré?
- No, no estará.
- Pero, a ver que me aclare yo, ¿no estará porque no estará o no estará porque no quieres que esté o porque no harás nada para que esté o qué?

***
- Perdona, ¿se va a llevar el libro de pegatinas?
- No.
- Es que su hijo las está pegando en el libro y en el suelo...
- Es para que se entretenga.
- Ya, pero...
- ¿Prefieres esto o que pinte los libros como hace en casa? Y ahora, largo.

***
- Buenos días.
- Buenos días. ¿Qué querría?
- ¿Tenéis revistas?
- Pocas. ¿Cuál buscaba?
- De decoración.
- No, no tengo. Tengo libros de decoración, pero no revistas. Mírelo en un quisco - e indico un par de quioscos que quedan cerca de la librería.
- Muchas gracias. ¿Y collares de perro tenéis?
- Eeeee, no.
- Pues bueno, otra vez será. Adiós, buenos días.
- Buenos días.

***

Entra un señor y se dirige al mostrador.
- Buenos días.
- Buenos días.
- Vengo a buscar un encargo. Me enviaron un mensaje diciendo que estaba aquí.
Me alarga el recibo del encargo. Lo compruebo en el ordenador y, sí, el libro ha llegado. Lo busco entre los libros reservados y lo dejo en el mostrador. Es un libro de lo que se conoce como autoayuda o crecimiento espiritual con altas dosis de misticismo atlante.
- ¿Algo más? - pregunto.
- Sí. ¿Tienen algo de esto? - y me alarga un papel. Lo cojo y leo tres palabras.

Libros sobre Shakespeare
Dudo.
- ¿Qué busca? ¿Un libro sobre Shakespeare o un libro de Shakespeare?
- Busco eso - señala el papel.
- ¿Una biografía?
- No, eso - señala el papel.- ¿Qué tiene algo?
- Biografía sobre Shakespeare ahora no tengo ninguna, pero podemos pedirla. De Shakespeare tengo las obras de teatro y los sonetos, claro.
- ¿Qué teatro?
- El de Shakespeare.
- No, yo busco esto que he apuntado - coge el papel y me lo vuelve a enseñar-. Mira, lo pone aquí, Libros sobre Shakespeare.
- Sí, Shakespeare, el dramaturgo - Mi mira como si no entendiera de qué estoy hablando -. Ya sabe, HamletRomeo y Julieta... - Ser o no ser, pienso.
- No sé, no conozco.
- Shakespeare - Se encoge de hombres -. Es uno de los nombres más importantes de la literatura mundial.
- Es que en un libro que leí aparece este nombre y pensé que sería interesante. ¿Así que es teatro?
- Sí, ya sabe, HamletRomeo y JulietaOtelo - dejo el resto de la obra del bardo inglés en suspenso.
- Así que este hombre escribe teatro. No, no me interesa. Yo pensaba que Shakespeare era una filosofía como el budismo, el tantra o la ayurveda. No, teatro no quiero. ¿Cuánto te debo?
- Dieciséis euros.
- Tenga. Gracias. Que pase un buen día.
- Buen día.
Esto no puede haber pasado.

***

- ¿Tenéis cuerda?

***

- ¿Tenéis Y?
- Sí, lo tienes en la estantería de enfrente. El libro de la tapa roja... el rojo... el rojo...
- Perdona, no lo veo.
- El rojo, lo tienes delante.
- Es que soy daltónico.
- Ah... hostias, perdona... pues el verde, ¿o es azul?

***

- Buenos días - clienta joven.
- Buenos días - librero que responde al nombre de Jorge.
- Estaba buscando un libro... no sé si lo tendréis.
- Bueno, probemos.
- Yo lo vi en Italia y no se si aquí está publicado. En Italia, sí.
- Veamos qué es.
- Es un libro muy especial.
- ¿Cómo de especial? ¿Hace tostadas?
Mirada de "este tío es imbécil"
- No - pausa -. Es un libro donde aparece una palabra y al lado la definición de esa palabra.
- Un diccionario.
- No. No es un diccionario. Lo que busco es un libro donde aparece una palabra y al lado la misma palabra, pero en otro idioma.
- Un diccionario de traducción.
- No. Salían más idiomas. No sé... es que yo lo vi en Italia... Una palabra y al lado más palabras en inglés, francés...
- Diccionario trilingüe.
- No era un diccionario. Salían dibujos.
- Sería ilustrado.
- A ver, no me entiendes.
- No sé... dame un ejemplo.
- Salía casa y al lado pues esa palabra en otro idioma.
- ...
- O perro dogchien.
- ¿Cómo estaba ordenadas las palabras?
- Alfabéticamente.
- Eso es un diccionario.
- No es un diccionario. Diccionarios ya tengo en casa. ¿Sabes lo que quiero decir?
- Pues la verdad es que no.
- Ya... supongo que esos libros solo se encuentran en Italia. Adiós.
- Adiós.

***

Día de mucho jaleo. No recuerdo si era en Sant Jordi o en los días duros de Navidad. Un chico me para en mitad de la librería.
- Perdona, una pregunta, ¿tienes Las raciones extraordinarias de Edgard Allan Poe?
- ¿Las raciones extraordinarias?
- Sí.
- No sé, míralo en la sección de cocina.
Un poco cabrón, lo sé.

miércoles, 5 de marzo de 2014

"Ósculos oscuros" de Mara Oliver

Ósculos oscuros, Mara Oliver, Autoedición (se puede adquirir aquí)

Tercer título publicado de Mara Oliver (no contamos colaboraciones en revistas o antología de cuentos) y tercera reseña en este blog. Primero fue con Deus ex machina 2.0, una de las mejores novelas juveniles que he leído en tiempo. Seguimos con Kupua, novela juvenil que jugueteaba con el terror y donde las sombras de Neil Gaiman y Clive Barker estaban sabiamente mezcladas en un universo personal. Y tercera, esta colección de relatos llamado Osculos oscuros.

Y como en toda colección de relatos, vayamos por partes.

La última lección. Definido en la contraportada como romance paranormal-erótico. Un relato vampírico de inspiración clásica donde se juega a mezclar la inocencia, con la violencia, con el amor y el sexo. Vampiras y sus hábitos de alimentación. Un relato que en mi opinión necesitaba de mayor desarrollo. Unas páginas de más creo que le hubieran sentado de maravilla ya que hubieran acabado de asentar la evolución de la historia de la pareja. Sabe a poco. Eso sí, rebela a Mara Oliver como una sensible narradora de escenas eróticas. Con cuatro detalles y un pare de insinuaciones consigue momentos muy... estimulantes.

In vino veritas, un relato definido como romance paranormal-histórico. Un divertimento. Un juego literario. Una historia de amor y venganza en pocas páginas y salpicada de citas literarias bien integradas dentro del texto, aunque esos paréntesis haga un poco de daño.

Ecos, relato romance distópico. Un buen ejemplo de lo buena que puede ser Mara Oliver y su muy original contribución al género z (y no pienso entrar en ese estéril debate de si son zombis, infectados, caminantes o burros con patinetes. Mueren, regresan e infectan, ya está). Una epidemia que provoca la muerte de millones y el regreso de estos repitiendo las últimas palabra que dijeron antes de morir. Tres supervivientes esperando el regreso de un cuarto rodeados por los muertos que repiten, repiten, repiten. Una historia de amor en un marco de desesperanza.

Ósculos oscuros, la novela breve que da título al libro. ¿Cómo definirla? Si me obligaran a resumirla en una frase diría que es el momento en que la película Maniquí o Venus era mujer se encontró con La Feria de las Tinieblas de Bradbury. Con súcubos. Y cambiaformas. Y magia. Y sale un internado y... Ósculos oscuros es una historia de fantasía, amor y erotismo repleta de sombras donde se conjugan demonios, maldiciones y criaturas maravillosas. Mara Oliver consigue otra de esas historias que a los seguidores tanto nos gustan en las que juguetea con los géneros, los subvierte, pervierte y se dedica a destrozar las expectativas de los lectores. Porque Mara se dedica a juguetear con los géneros y a llevarnos de uno a otro con habilidad, gracia y algo de socarronería sabiendo que juega al despieste con el lector. Y sin hacer trampas, lo que la honra más. Como lectores nos creemos que el triángulo amoroso irá por un lado y en un par de páginas consigue sorprender y mantener la coherencia de la historia. 

Personajes bien trazados, diálogos vivos y con gracia, personajes coherentes con ellos mismos y con su naturaleza (el estupendo personaje de Amanda, por ejemplo) y con la historia. Mara crea un universo rico, vivo y variado descrito con cuatro eficaces pinceladas que da un retrato perfecto del lugar por donde se mueve la novela. Y se perciben ecos de Gaiman, de Mead, de Barker, Bradbury, la comedia de los ochenta y otros etcéteras (entre los que se incluye, por supuesto, Claudia del Moral), pero todo esto está integrado y perfectamente asumido por Mara Oliver para crear su universo literario. El estilo, los personajes, el humor son de Mara Oliver. Tiene una voz propia y madura que solo en mi opinión solo puede crecer.

Ósculos oscuros es una buena novela, pero a la vez es una lectura frustrarte. ¿Por qué? Por un final abrupto que deja las anteriores páginas en el planteamiento de un mundo interesante y una historia poderosa que no se resuelve y deja las incognitas en el aire. Incognitas y los propios personajes, ya que mientras Bruno y Amanda han tenido espacio para crecer, el resto de personajes se quedan apuntando historias, pero sin acabar de desarrollar sus estupendas implicaciones. ¿Qué ocurre entonces? Que como lector siente uno la tentación de dejarlo todo y correr a secuestrar a Mara Oliver para hacerle un Misery y con buena palabras y una buena hacha, convencerla para que continúe escribiendo. Porque Ósculos oscuros pueden dar una historia muy buena. La base está y el talento lo tiene Mara.

Con este libro Mara Oliver confirma talento, universo y humor. Una lectura agradable y adictiva. Y por momentos, muy estimulante.

Otras opiniones
Mi sangre derramada

PS. Lo dije una vez y me repito, tengo una ganas inmensas de que Mara se lancé al terror puro y al erotismo puro. O a una mezcla bizarra de ambos. Al estilo de Graham Masterton.